Uno de los mayores soportes de cualquier sociedad abierta son las relaciones contractuales y, los ámbitos económico y empresarial, no se encuentran exentos de tales circunstancias.

 

En esencia, un contrato es el acuerdo de voluntades verbal o escrito, y por virtud del cual, dos o más partes se obligan al cumplimiento de algo específico o determinado, condicionado a obligaciones recíprocas, así entonces, como todo acto jurídico, estará sujeto a su cumplimiento voluntario o forzoso, es decir, cada una de las partes contratantes se comprometen a hacer algo a cambio de una contraprestación, generalmente de tipo económico.

 

Los contratos pueden ser básicamente de dos tipos, verbales o escritos. Ambos gozan de la misma validez legal; sin embargo, en caso de que pudiera surgir algún tipo de problema entre las partes, será mucho más difícil demostrar lo que se argumenta si no existe un contrato por escrito.

 

Por lo tanto, el contrato por escrito es la mejor forma de garantizar que ambas partes cumplen con las condiciones pactadas.

En la mayoría de las ocasiones, la relación contractual estipulada en un documento no suele suscitar problemas; lo ideal, y habitual, es que se resuelva de la manera pactada por ambas partes. No obstante, cuando hablamos de relaciones comerciales y acuerdos entre empresas o entre profesionales, comienzan a volverse complejos y las condiciones se multiplican: entregables, plazos y lugares de entrega, calidad del producto, plazos y métodos de pago, causas de rescisión, sanciones por incumplimiento, etcétera.

 

Es entonces cuando el contrato se revela como lo que verdaderamente es, la herramienta fundamental que permite a las empresas efectuar transacciones, negocios y todo tipo de operaciones con clientes y proveedores en un entorno que brinda certeza y seguridad jurídica para ambas partes.

 

La importancia del contrato en las relaciones comerciales radica en que se trata de un documento escrito en el que quedan estipulados los derechos y obligaciones que asume cada una de las partes implicadas. Así, en el caso de que alguna de las partes lo incumpla y sea necesario recurrir a la justicia, el proceso será mucho más sencillo, corto y menos costoso.

 

Por ello, en las relaciones comerciales, los contratos son algo que las empresas no deben dejar para después, ni tampoco en manos de cualquiera.

Desde el principio, todas las relaciones entre empresas/personas/gobierno deben quedar formalizadas, pues de esta forma, todos ganan en seguridad y certeza jurídica y se evitan innecesarios y posibles riesgos y gastos futuros.

 

Estas ventajas aumentan cuando de la redacción del contrato se encarga un abogado especialista en contratos comerciales y con experiencia en la legislación vigente. Es cierto que existen multitud de contratos estándar que pueden resultar válidos en muchas circunstancias, pero ¿cómo podemos estar seguros de ello sin la ayuda de un profesional experto?

 

El contexto ideal es que el especialista escuchará a ambas partes y redactará el contrato que exprese de una manera eficaz el acuerdo alcanzado por las partes y que garantice la seguridad y la tranquilidad de su cliente.

En conclusión, el contrato por escrito en las relaciones comerciales entre empresas y/o entre profesionales es fundamental para el bien de ambas partes y del propio negocio en tanto que:

 

  • Deja constancia escrita de las características del producto o servicio prestado, así como de las condiciones, obligaciones y responsabilidades de ambas partes.

  • También evita malos entendidos y reclamaciones innecesarias y, en caso de discrepancia, siempre se puede acudir al contenido del contrato para evitar una mayor controversia.

  • Al estar por escrito, no se olvidará ninguno de los puntos convenidos, algo que sí puede suceder con el contrato verbal que requeriría de pruebas testimoniales. El contrato escrito es más sencillo de cumplir.

  • Aporta seguridad, certeza y tranquilidad para ambas partes.

  • Mantendrás relaciones comerciales saludables y duraderas con tus clientes, colaboradores, empleados y proveedores.

  • Al redactar el contrato, se plantean posibles situaciones futuras que podrían llegar a ocurrir y que, de otro modo, tal vez no se considerarían.

Los especialistas coinciden que elaborar contratos con base en machotes o formularios en línea, pueden generar imprecisiones o errores que deben corregirse; es uno de los tantos riesgos de utilizar los formatos o machotes a los que tenemos acceso en Internet, de donde la gente los descarga, llena los espacios en blanco y los firma pensado que tiene un problema resuelto, pero en realidad, lejos de resolver un problema, muchas veces lo ocasiona.

Es por ello, que en CCDA New Law, queremos ayudarte y ofrecerte la elaboración de tus contratos, que te permitan llevar a cabo negocios de forma tranquila, segura y confiable, tanto para ti como para tus clientes, proveedores, aliados, colaboradores y empleados

 

Dependiendo de las necesidades y el objetivo de la relación jurídica o negociación implicada, se llevaría a cabo un contrato personalizado y a la medida que contenga las cláusulas, características y estipulaciones que faciliten la relación entre ambas partes, así como la seguridad  y certeza jurídica, en caso de una posible controversia por incumplimiento contractual.

 

Tenemos más de 10 años de experiencia en el diseño, desarrollo, revisión y negociación de múltiples contratos, entre los que destacan:

  • Contrato publicitario.

  • Contrato para activaciones ATL y BTL.

  • Contrato / Servicios Profesionales (Monthly Fee).

  • Contrato SPR (Strategic Partner Revenue) Alianzas estratégicas con proveedores.

  • Contrato Freelance.

  • Contrato de Confidencialidad (NDA).

  • Contrato de Orden de Compra (O.C. Scope) Cotización legal.

  • Contrato de producción In House.

  • Contrato de estrategias publicitarias y de comunicación.

  • Términos y Condiciones de E-commerce, uso y legales de sitios web.

  • Bases legales para sorteos, concursos y promociones.

  • Avisos o Políticas de Privacidad (Integrales, simplificados, específicos y coockiespara clientes, empleados y sitio web.

¿NECESITAS ACTUALIZAR TUS CONTRATOS PUBLICITARIOS, SPR, NDA, AP, TYC, FREELANCE Y MONTHLY FREE?